El turismo en Monte Plata, viene enfocado al Ecoturismo, algunos jóvenes proyectos le sirven de testimonio: Saltos de la Sabana y Don Sergio. El auge y promoción de los proyectos ecoturísticos que hoy exhibe Monte Plata forman parte del Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible Monte Plata 2016, que impulsa el senador de la provincia, Charlie Mariotti, junto a organizaciones comunitarias y empresarios locales o relacionados con la provincia.

La ruta esmeralda

Monte Plata se esfuerza, en estos momentos, por convertir sus recursos en un producto ecoturístico y lo hace con un compromiso que raya la obsesión y donde la naturaleza comparte protagonismo con la gente: “No hay turismo sin comunidad”, dice Brito. “La gente de alguna manera es el producto”.

Saltos de la Sabana

Uno de los secretos mejor guardados de la provincia, de gran belleza escénica y facilidad de recorrido. Son siete y corren a lo largo del río Sabana a su paso por el paraje Sabana del Estado, ubicado en la sección Antón Sánchez del municipio Bayaguana, y son la mayor atracción del complejo ecoturístico Saltos de la Sabana, que fundó y administra Miguel González, quien, obsesionado desde siempre con la ecología, contempla convertir el lugar en un santuario que lleve el ecoturismo a su máxima expresión. “La idea es avanzar en esa línea, ir perfeccionado ese concepto. Por eso tratamos de lograr la certificación, para eliminar al máximo los desechos no biodegradables y en la medida de lo posible ir convirtiendo esto en un verdadero proyecto ecoturístico”, señala Miguel.

Así, dice, prefiere techar con yagua aunque le dé mucha brega y prefiere no tocar las orillas del río para impactar lo menos posible el medio ambiente.

Con apenas dos años abierto al público, don Miguel ofrece rutas y paquetes completos a los visitantes -preferiblemente grupos, por logística-, que incluyen: alojamiento en cabañas ecológicas, recorridos en jeep con paradas demostrativas en fincas de cacao y café, visitas a las cavernas y montañas de los alrededores, senderismo, ordeño de vacas, ‘tubing’ sobre el río, ‘mountain bike’ y visitas a un huerto de plantas medicinales y a un módulo apícola.

Otra de sus ofertas, llamada “Melao, tambores y agua”, está dirigida a turistas hospedados en Bávaro y La Romana que quieran vivir experiencias extremas y a los que se les ofrece la oportunidad de conocer un trapiche azucarero que produce melao.

Don Sergio

Es un parque de folklore y aventura que conjugará, en un área de aproximadamente 260 tareas, las manifestaciones culturales de la zona con los atractivos ecoturísticos y las formaciones naturales que deja a su paso el río Boyá, específicamente a unos tres kilómetros de su nacimiento.

Administrado por la familia Brito Herrera, está ubicado en el kilómetro 10 y medio de la carretera que conduce de Monte Plata a Sabana Grande de Boyá. Las espectaculares terrazas naturales del río Boyá refrescarán a los visitantes y los gazebos dispuestos en puntos estratégicos cercanos a las chorreras les mostrarán los atractivos culturales y folclóricos de la provincia y el país.

La especialidad del proyecto, que funciona desde hace dos años aunque algunas infraestructuras se encuentran en etapa de construcción, es el escenario perfecto que brinda para la práctica de “paintball”, una modalidad de deporte de aventura que cada vez gana más adeptos en el país.

El parque Don Sergio, además, ofrecerá cabalgata en coordinación con las comunidades de Monte Plata, cuyos habitantes pondrán a disposición del proyecto los caballos y éste ofrecerá las facilidades para los paseos.

El proyecto contará con un centro de convenciones con capacidad para 120 personas y con toda una plataforma tecnológica. Una amplia zona boscosa y caminos repletos de hojas caídas convencen a los visitantes de que realmente vivirán experiencias ecoturísticas en Don Sergio.

“El río boyá nace en las inmediaciones de Gonzalo y donde está Don Sergio las aguas son frías porque está todo bien reforestado y no hay contaminación en el camino”, explica Sergio Brito hijo. El lugar tomó el nombre de su papá, don Sergio Brito, esposo de doña Altagracita Herrera, diputada por la provincia y amante del ecoturismo. De hecho, un gran deseo de doña Altagracita, dos veces síndica del municipio de Monte Plata, es que el Congreso apruebe el proyecto de ley que declararía a Monte Plata provincia ecoturística, pues está convencida de que el 90 por ciento de la población se beneficiará en gran manera.